Coro Pablo VI

image_pdfimage_print

El coro Pablo VI fue fundado en 1965 por iniciativa del entonces párroco de San Rafael Arcángel, monseñor Adolfo Arana quien luego fuera obispo auxiliar de Buenos Aires, obispo de Santa Rosa (La Pampa) y finalmente obispo de Río Cuarto (Córdoba). Allí un grupo de jóvenes músicos, asesorados por el párroco, emprendieron la tarea hasta hoy continuada de hacer música sagrada en las celebraciones litúrgicas. El coro comenzó con su ministerio litúrgico cantando por primera vez en la Misa solemne de la Asunción de la Santísima Virgen María en cuerpo y alma a los cielos el 15 de agosto de 1965 y, desde entonces, celebra su aniversario en tan significativa fecha. En San Rafael tuvo una destacada actuación durante casi dos décadas, abarcando el período de 1965 a 1984. Desde 1985 a la fecha, continúa desempeñándose en nuestra Basílica de San Antonio de Padua.

La actividad del Coro Pablo VI es principalmente litúrgica, desarrollando su ministerio todos los domingos del año en la misa de 11 horas como así también en las celebraciones solemnes (Navidad, Semana Santa, Pentecostés, Fiestas Patronales, etc.) y en otras festividades del año litúrgico. Eventualmente, ha realizado conciertos con acompañamiento de órgano y en algunas oportunidades con conjuntos de cámara. En varias ocasiones fue invitado a cantar en las misas por televisión en los ciclos “El día del Señor” por canal 11 y “La Santa Misa” y “La Misa de los artistas” que tenían lugar por canal 9 de Buenos Aires.

Su repertorio abarca el canto gregoriano, la polifonía antigua y moderna y los cantos litúrgicos populares.

La existencia del coro se fundamenta en la invitación que hace la Iglesia a que exista una capilla musical o “schola cantorum” en las Iglesias Catedrales, en las Basílicas y demás Iglesias Mayores y también en todas la parroquias, si esto fuera posible. Se propone, a través de su participación en la acción litúrgica que se celebra y a la cual está íntimamente ligado, realizar el verdadero fin de la música sacra que es “la gloria de Dios y la santificación de los fieles”.

No se admiten más comentarios