Comienzos

image_pdfimage_print

Hacia mediados del Siglo XIX, más precisamente el 2 de septiembre de 1852, la extensa fracción de tierra que iba desde Constituyentes hasta Lope de Vega entre Mosconi y Beiró, es adquirida por Santiago Altube al presbítero José Julián de Gainza. El lugar era conocido como “La Chacra”, existiendo también el tambo “La Lechuza”. Pero Santiago y su esposa deciden regresar a España, dejando el lugar al cuidado de su hermano Félix. A la muerte de éste, se hacen cargo sus hijos. A Santiago lo heredan sus hijos Miguel y Nicanora. Hacia fines de 1888, Miguel y el esposo de su hermana Nicanora, José Antonio de Elorza, regresan a Bs. As. con la intención de vender “La Chacra” y obtener una compensación del F.C. Buenos Aires al Pacífico, por haber incursionado con sus vías en sus tierras.

El Banco Inmobiliario recibe por ese entonces la propuesta de adquirir esas tierras. Su presidente, Antonio Devoto, visita el lugar y recomienda al Directorio realizar la operación, que se concreta el 25 de Febrero de 1889. El Tambo La Lechuza no es parte de la venta. Es la intención del Banco Inmobiliario desarrollar un barrio y su Iglesia, según consta en el Archivo General de la Nación, Tribunales, 1889, Protocolos del Escribano Carlos de la Torre, fs. 111.

Juan Antonio Buscchiazzo realiza la traza de un nuevo pueblo y el 13 de abril de 1889, el Intendente Guillermo Cranwell durante el gobierno del Presidente Juárez Celman, aprueba los planos correspondientes. La Iglesia sería emplazada entre las calles Lincoln, Pedro Morán y San Nicolás.

Según se consigna en el Sitio Web del Gobierno de C.A.B.A., la piedra fundamental del Templo fue colocada en 1884, destinado el mismo a ser “parroquia de Villa Devoto” por la familia Anchorena Castellanos. Se menciona también que las obras comienzan muy lentamente en 1885 y se suspenden luego hasta que Antonio Devoto toma a cargo la construcción.

Los datos verificados hasta el momento y tal como se indica más arriba, señalan a la Flia. Altube como propietaria de estas tierras y no así a la Flia. Anchorena Castellanos por lo que es muy posible que exista algún error o confusión al respecto. Se suscitan también ciertas dudas en relación a la fecha dado que en 1884, el lugar era de propiedad de la Familia Altube. Por otro lado, según lo mencionado anteriormente, la traza del Barrio recién fue aprobada en el año 1889.

La crisis de 1890 provoca la suspensión de las obras, habiendo quedado levantadas tan sólo las paredes. El lugar es utilizado como depósito de materiales y pastoreo de animales.

No se admiten más comentarios