El Órgano

image_pdfimage_print

CONSTRUCTOR Y PROCEDENCIA

El órgano fue traído de Alemania en el año 1920 e instalado por el organero Alberto Mateo Poggi con materiales suministrados por la firma Aug. Laukhuff (Weikersheim, Alemania). En una pequeña placa de porcelana aún conservada, originalmente fijada en la consola y actualmente puesta en el centro de la fachada, dice:

Alberto M. Poggi

Buenos Aires

Bustamente 248 (sic)

Nótese el error en el nombre de la calle (debe decir Bustamante).

No se ha encontrado documentación acerca de la fecha exacta de instalación del instrumento en la Basílica (por ese entonces capilla privada de la familia Devoto), mas por ciertas características constructivas se estima que fue construido e instalado alrededor del año 1920, lo cual parece razonable siendo que las obras de construcción del templo concluyeron en 1923.

Al no haber suministro de electricidad en el lugar por ese entonces, el aire para el funcionamiento del órgano debía ser producido manualmente. Para esto había una rueda de hierro de aproximadamente un metro de diámetro con manivela (actualmente inexistente) localizada a un costado de la caja, del lado opuesto al acceso a la tribuna. El eje de dicha rueda ingresaba al interior del órgano y, girando, activaba tres bombas que insuflaban aire al fuelle general.

CARACTERISTICAS
El órgano se ejecuta desde una consola que posee dos teclados manuales de 58 teclas cada uno (de Do1 a La 5) y un teclado para ser tocado con los pies llamado pedalera, cuya extensión es de 27 teclas (de Do1 a Re3).

Posee un total de 18 registros. Cada registro es una familia de tubos o voces afines entre sí, y de un timbre y altura determinados. En la consola se pueden seleccionar los registros que el organista desea utilizar; tenemos así registros con sonoridades de principal, de flauta, de violoncello, de viola, etc. Los mencionados están compuestos por tubos labiales, que producen el sonido como si fuesen flautas; pero en este órgano cuatro de sus registros son de lengüeta, a saber: Trompeta, Clarinete, Oboe y Voz humana. En éstos el sonido es producido por la vibración de una lámina o lengüeta de latón.

Tenemos así que este órgano contiene un total de 955 tubos sonoros; los pocos tubos que están a la vista se denominan tubos de fachada. La gran mayoría no es visible para la feligresía, y se encuentra oculta dentro la caja de madera.

El material de que están fabricados los tubos es aleación de estaño con plomo, pero también encontramos tubos de madera y de zinc. Los tubos más largos (los sonidos más graves) tienen una altura de 2,40 metros, y los más cortos (los sonidos más agudos) apenas unos pocos milímetros.

ORGANEROS Y ORGANISTAS

Luego de la erección canónica de la Parroquia en 1928, siendo como fue dicho su primer Párroco el Pbro. Virgilio Filippo, se abrió el templo al culto público, y es muy probable que se comenzara a utilizar el órgano regularmente en los servicios religiosos. A comienzos de la década de los años ’30 se instaló un motor eléctrico para el suministro del aire a presión, el cual sigue estando en servicio hasta la actualidad. Originalmente la consola poseía una organola (dispositivo de ejecución automática mediante rollos de papel perforado); dicho aparato fue retirado mucho tiempo atrás, pero se conservan aún varios rollos de la época.

A partir del año 1930 realizó trabajos de mantenimiento el técnico en pianos Pedro Vaini junto con su padre. Posteriormente estuvo a cargo del mantenimiento el organero Marcos Azurmendi. A fines de los años ’70, el organero Antonio Petrolo realizó diversos trabajos de reparación.

Durante varios años se desempeñó en San Antonio el organista Jules Beyer, quien había sido el primer organista de la Basílica del Santísimo Sacramento, enviado por la firma Cavaillé-Coll (de París) para tal fin, permaneciendo allí desde 1915 hasta 1923. En San Antonio actuó luego de la apertura al público del templo parroquial.

Fueron también organistas de San Antonio: José Alberto Caparra (testimonio de su hijo, el organista Luis Caparra), el pianista Horacio Salgán (versión del P. José Bevilacqua sss) y Miguel Juárez.

RESTAURACION Y REMODELACION

En el año 1985, siendo párroco el padre Roque Chidichimo, se decidió encarar un importante trabajo de remodelación y restauración del instrumento.

El sistema original de comunicación neumática de la consola con el órgano propiamente dicho fue reemplazado por un sistema eléctrico accionado por circuitos electrónicos desarrollados en el país, lo cual permitió agregar recursos sonoros al órgano, facilitar la interpretación y desplazar la consola a fin de que el organista visualice con facilidad el altar.

Asimismo se colocaron dos nuevos fuelles reguladores de aire, uno por cada teclado manual y también otros muchos elementos importados de Alemania provistos por la firma Aug. Laukhuff, la misma que proveyera el órgano alrededor del año1920.

Los trabajos mencionados llevaron varios meses y fueron confiados a los organeros Carlos Amadini y Juan Weinhold. Las tareas concluyeron en 1986 y fueron inauguradas con un concierto a cargo del organista Miguel Juárez.

EL ORGANO EN LA IGLESIA

Respecto del órgano nos dice el Concilio Vaticano II en la Constitución Sacrosanctum Concilium: “Téngase en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales”.

Esta es la función del órgano en la Iglesia y esperamos que la misma se vea realizada en nuestra parroquia de San Antonio cada vez que suenan sus acordes.

No se admiten más comentarios