Solemnidad de la Asunción de María a los cielos

image_pdfimage_print

 

 

 El 15 de agosto celebraremos la solemnidad de la Asunción de María a los cielos en cuerpo y alma. Esta fiesta es la segunda en importancia en honor de nuestra Madre, luego de su Inmaculada Concepción, que celebramos el 8 de diciembre.

María, en su vida terrena, fue toda de Dios, y acompañó en el misterio de la redención a su Hijo Jesús. Por esa fe inquebrantable, María mereció el premio de ser llevada al cielo en cuerpo y alma. Junto con Cristo, es el único ser humano que ya vive la plenitud de la resurrección. María es la prueba del amor fiel de Dios, quien cumple sus promesas y bendice a sus hijos amados.

Esta verdad de fe, que depende y prolonga la resurrección de Jesús, nos invita a renovar nuestra confianza en Dios, como así también a valorar nuestra vida y orientarla hacia el Señor.

 

 

 

 

 

No se admiten más comentarios